Fototeca Fototeca Universidad de Sevilla
BUSCAR        
  D E S C R I P C I Ó N   G E N E R A L   D E L   P R O Y E C T O

La fototeca del Laboratorio de Arte es un fondo documental de imágenes en diferentes soportes y, en su conjunto, una parte importante de nuestro patrimonio visual. Es uno de los componentes fundamentales de un proyecto iniciado hacia 1907 por Don Francisco Murillo Herrera con la finalidad de crear un fondo documental de imágenes que, como complemento a una gran biblioteca de temas artísticos, constituyeran las estructuras básicas de un departamento universitario dedicado al estudio de la Historia del Arte.

Lo que en sus inicios se desarrolló de forma autodidacta y autofinanciada en parte por Murillo Herrera para cubrir las necesidades demandadas por su propia cátedra, posteriormente evolucionó con los años y con el trabajo de muchas personas hacia un archivo documental de absoluta necesidad para el estudio y el conocimiento de nuestra historia contemporánea.

Desde el punto de vista técnico y en función de los soportes podemos hacer dos grandes grupos de su contenido. El primero estaría formado por imágenes genuinamente fotográficas en negativos de diferentes soportes, principalmente acetatos y vidrios abarcando todos los tamaños históricos que van desde el "paso universal" ó 35 m/m hasta los que podríamos considerar como gigantescos, de 30 x 40 cm., pasando por los formatos medios hasta llegar a los profesionales de 9 x 12, 13 x 18, 18 x 24, y 30 x 40. Todos ellos son piezas muy estimables desde el punto de vista temático para la historia del arte, abarcando un segmento geográfico que va desde imágenes de carácter local hasta otras muchas de ámbito nacional, europeo, hispanoamericano... Así mismo desde el punto de vista técnico todos estos negativos son de gran valor para la Historia de la Fotografía.

Este fondo se formó, en un primer momento, a base de la propia labor de Murillo Herrera como fotógrafo y posteriormente gracias a la colaboración de muchos allegados e investigadores anexos a su cátedra como Diego Angulo, Marco Dorta, Bago y Quintanilla, Repeto ... o la labor desinteresada de amigos como los hermanos González Nandín, y también por valiosas donaciones como las de Alejandro Guichot y otros. Posteriormente actuarían también profesionales como Salas, Bustamante, Palau, Arenas ...

Es un conjunto de aproximadamente 32.000 negativos que se mantienen en un estado de conservación muy variado pero en general bastante crítico, debido a la naturaleza de sus propios componentes y materiales.

El segundo grupo estaría compuesto por imágenes en positivo soportadas, por lo general, sobre papel o cartón y, aunque no todas, la gran mayoría son de naturaleza fotográfica. Otras técnicas serían el grabado y las litografías así como algunas modalidades diferentes. Se encuentran agrupadas en series temáticas y otros tipos de clasificación en función de las necesidades. No todas están documentadas lo que hace muy difícil su estudio y conocimiento. Tampoco permite hacer una valoración cuantitativa por lo que cualquier cálculo es arriesgado. Su estado de conservación, en líneas generales es bueno con reservas pero están mal ubicadas y protegidas con materiales de componentes muy higroscópicos.

Muchas de estas imágenes pertenecen a colecciones extranjeras de firmas comerciales tan conocidas como los Hermanos Alinari, George Braum y otros fotógrafos que actuaron en España durante el siglo XIX como Cliffort, Laurent, L. Levi. También las hay de fotógrafos locales como los Hermanos Almela, la saga de los Beauchy, Garzón, Linares y otros, así como de los archivos nacionales Ruiz Vernaci y el Archiu Mas y legados como el del canónigo Sebastián de Barandiarán, Hernández Díaz...

El material que hemos descrito en el primer grupo, es decir el de los negativos, es muy delicado por su naturaleza y evoluciona por la inestabilidad de sus componentes hacia su propia destrucción a no ser que se acondicione de forma apropiada. Es por lo que en el año 1998 iniciamos, en previsión de una pérdida irreparable de la imagen, la digitalización y el acomodo de todos los negativos en contenedores más apropiados y su duplicación en un soporte informático que, a su vez y mediante la creación de una base de datos, nos permitiera una mejor gestión de este patrimonio.

Hemos creído conveniente mantener el mismo criterio de orden y signaturas que tenían respetando el número de registro, pero ajustándolo a las necesidades de una elemental base de datos para la recuperación operativa de cada uno de los archivos generados, para lo cual nos hemos limitado a anteponer una cifra indicativa del formato fotográfico del negativo seguida de un guión y del número del registro. El tamaño o formato de los negativos fotográficos es un determinante en la ordenación de cualquier fondo de estas características de manera que las correspondencias son de la siguiente forma:

1 - número de registro, para aquellos negativos de "paso universal"
2 - número de registro, para aquellos formatos medios (6 x 4´5, 6 x 6, 6 x 7, 6 x 9).
3 - número de registro, para aquellos negativos de 13 x 18 cm.
4 - número de registro, para aquellos negativos de 18 x 24 cm.
5 - número de registro, para aquellos negativos de 24 x 30 cm.
6 - número de registro, para aquellos negativos de 30 x 40 cm.

En esta primera entrega ponemos en la red todos los formatos salvo los dos mayores, es decir el 5 y el 6, que totalizan 653 y 329 negativos respectivamente, los cuales estarán disponibles a corto plazo.

Así mismo iremos ampliando la serie con los negativos que no están censados ni ordenados aún y esperamos iniciar en breve la digitalización y catalogación del fondo de los positivos donde esperamos encontrar documentos gráficos del mayor interés.

 
Cervantes Virtual
::  Formulario de corrección de errores ::  Contactar